¡La cena es tan importante como todas las comidas!

Todos soñamos con tener un físico sano, nutrido y fuerte que nos haga vernos bien. Para lograrlo, hay quienes optan por realizar dietas y reducir ciertos tipos de alimentos y tiempos de comida, una de ellas es la cena, que aunque algunos no la creen importante, tiene tanta importancia a como el desayuno y almuerzo.

La cena tiene su función principal para el funcionamiento cuerpo humano, ya que es la última ingesta que se realiza en el día y representa el 30% de nuestro consumo de alimentos.

Quizás haya algunas personas que no sientan signos de hambre durante la noche, pero de algo que debemos estar claros es que cuando nos saltamos la cena nuestro cuerpo gasta las reservas que tiene de energía, afectando principalmente la glucosa y la proteína acumulada.

Otras de las afectaciones que sufre nuestro organismo cuando no cenamos es que el tiempo que transcurre desde nuestra última ingesta de alimento, el cuerpo lo asimila como si fuera un ayuno, debido a la pérdida de energía que se da en la noche y parte de la madrugada.

Mientras dormimos, el cuerpo percibe una sensación de vacío que hace que al día siguiente, al despertarnos, consumamos más alimento que de costumbre y pueda ocasionarnos un aumento de peso.

Para evitar que esto suceda, lo más recomendable es no acostarnos con el estómago vacío. Elegir una cena ligera hará que nuestro organismo se sienta saciado y evitar aumentar de peso.

Como cena podemos optar por una variedad de platillos, donde el principal ingrediente aporte proteínas y nutrientes necesarios para tu cuerpo.

El pollo contiene la suficiente proteína para sustentarte en la cena. Una ensalada fresca con pollo a la plancha, al vapor o cocido es una excelente opción para ir a la cama con el estómago satisfecho.

Además de pollo, podemos optar por verduras o frutas, pero en pequeñas cantidades. Un dato importante que no podemos dejar por fuera, es que una vez finalizada la cena, tenemos que ir a la cama entre un periodo de 30 minutos a 1 hora para darle el tiempo suficiente que el organismo digiera la comida.

Ahora ya sabemos que no cenar no es un buen consejo para adelgazar, pues puede darte un resultado inverso.