Las bondades de la pechuga de pollo

Por algo se conoce un buen refrán que dice “quien madruga come pechuga”. Esto nos deja en claro que es una de las piezas favoritas por muchos y en esta ocasión te vamos a contar cuáles son las bondades que esta aclamada parte del pollo es gustada por varios consumidores.

La pechuga de pollo es una de las piezas que más versatilidad tiene para crear una gran cantidad de platillos con diferentes objetivos: salud, pérdida de peso, creaciones culinarias, etc.

A parte de ser versátil, también cuenta con múltiples nutrientes para una alimentación balanceada.

La pechuga de pollo cuenta con bondades como la proteína que es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que con ella nuestro organismo regenera todos aquellos músculos que se gastan cuando practicamos ejercicio o bien para lucir una piel o cabello saludable.

Esta parte del pollo, además de ser tan deliciosa, contiene la menor cantidad de calorías posibles en comparación con otro tipo de alimentos. 80 gramos de pechuga pollo sin piel puede llegar a contener 120 calorías, en cambio otro tipo de carnes contienen un 10% más.

La grasa animal también puede llegar a contener grandes cantidades de colesterol, pero milagrosamente la pechuga de pollo contiene a penas 70 miligramos de colesterol.

La pechuga de pollo aparte de tener una deliciosa cantidad de proteínas, también contiene vitamina C, calcio, hierro y varios tipos diferentes de vitamina B, como la B3.

Este tipo de vitaminas hace que la pechuga de pollo sea un alimento beneficioso para nuestro sistema circulatorio. Además, la vitamina B3 puede ayudar a reducir el colesterol.

Además, es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes o la artritis.

Ahora que ya sabés lo rica y nutritiva que es la pechuga de pollo, te invitamos a incluirla en tus recetas para toda la familia, para disfrutar el sabor siempre fresco de Tip-Top.