El consumo de pollo en la tercera edad

Es frecuente que en la tercera edad se presenten algunas enfermedades como diabetes, obesidad y desnutrición, debido a cambios fisiológicos en su organismo, ya sea por una alimentación no adecuada, falta de ejercitación u otros factores.

el-consumo-de-pollo-en-la-tercera-edad

Para evitar una serie de complicaciones en la salud del adulto mayor, se debe seguir una dieta rica en energía y nutrientes que fortalezcan sus sistema inmunológico.

La proteína es uno de los componentes que debe estar presente en la dieta de personas de la tercera edad y la podemos encontrar al consumir pollo.

La carne de pollo tiene varios beneficios para la salud de las personas de la tercera edad. Aparte de ser de fácil digestión, contiene poca grasa, ácidos fólico y vitamina B3.

El pollo también tiene hierro, zinc, fósforo y potasio, minerales esenciales para mantener el funcionamiento correcto del organismo.

Una de las enfermedades más comunes en los adultos mayores es el ácido úrico que surge ante el consumo excesivo de purina, sustancia que se encuentra principalmente en comidas procesadas o en frituras.

Sin embargo, el pollo posee un bajo aporte en purinas y por su versatilidad de preparación lo hacen ideal para la alimentación del adulto mayor.

Como mencionamos anteriormente, el pollo es de fácil digestión en el metabolismo del ser humano. Los nutrientes se absorben fácilmente y permiten que el individuo mantenga un estado de salud y nutrición adecuado.

Los nutrientes, como las grasas y las pro­teínas, no pueden utilizarse fácilmente. Sin embargo, algunos alimentos son más fáciles de digerir por el adulto mayor, entre estos de mejor digestibilidad está el pollo.

Por lo tanto introducir la carne de pollo en los planes alimenticios de personas de la tercera edad, permitirá que su estado nu­tricional y de salud sean los adecuados.