Croquetas cremosas de pollo Tip-Top

Chef Hazel Cuadra

PREPARACIÓN

Con el pollo crudo y fresco, comienza por trocear la carne en dados pequeños. Hacé un sofrito de aceite de oliva con cebolla que vas a esperar a que transparente para juntarle la carne y continuar sofriendo. Cerciórate de que el pollo se cocine por completo, pero sin que llegue a perder su suculento jugo, así evitarás unas croquetas secas. Adoba con sal, pimienta y nuez moscada.

Mezcla el pollo con la salsa bechamel, debidamente tapada con papel film, lleva la mezcla de pollo y bechamel unas 4 horas, o si lo prefieres, durante una noche entera, de un día para otro. Sabemos que no quieres esperar por tus croquetas, pero el objetivo táctico de esta larga espera es que la mezcla de pollo con salsa  se solidifique.

A las horas o al día siguiente retira la masa del frigorífico y ten cerca preparados -por separado- el huevo mezclado, el pan rallado y el aceite de girasol en  caliente.

Toma un pequeño puñado de la masa y con ambas manos dale forma de dedo abultado, algo alargado. Palpa que esta forma se torne compacta y de fácil manipulación, porque enseguida tendrás que pasarla por el huevo mezclado, luego cubrir de pan molido, y finalmente rebozarla en el aceite. Repite este procedimiento con todos y cada uno de los dedillos que te alcance hacer con tu masa, y fríelos flotando en aceite hasta que se doren por todos lados. Colocalos sobre papel absorbente.