Pollo guisado al vino blanco

Pollo Tip Top

Momento de preparar un delicioso pollo guisado al vino blanco

  1. Limpiamos bien el pollo y retiramos la grasa que pueda tener. Lo salpimentamos y lo ponemos a dorar,a fuego fuerte, en una cazuela con aceite caliente. Lo haremos por tandas para que todos los trozos nos queden uniformemente dorados. Sacamos el pollo a una fuente y reservamos.
  2. Picamos muy fina la cebolla y la ponemos a pochar, a fuego suave y preferiblemente en el mismo aceite donde hemos dorado el pollo. Mientras, cortamos en trocitos el beicon y el jamón.
  3. Cuando la cebolla esté tierna incorporamos los champiñones bien escurridos y dejamos al fuego un par de minutos. Añadimos los trocitos de beicon y jamón y salteamos hasta que cambien de color.
  4. Incorporamos de nuevo el pollo a la cazuela, junto con el jugo que haya soltado. Regamos con el vino blanco y subimos el fuego, hasta que se haya evaporado el alcohol. Añadimos ahora el caldo de pollo (o agua), sin llegar a cubrir el pollo. Dejamos cocer, semitapado y a fuego suave, hasta que el pollo esté tierno, aproximadamente unos 20 minutos.
  5. Comprobamos el punto de sazón de la salsa y añadimos perejil, recién picado, justo antes de servir el pollo guisado al vino blanco!
  6. ¡Listo para disfrutar!

Nos vemos en la siguiente receta 🙂

Pollo guisado al vino blanco